No es ningún secreto que el sistema operativo de Windows se encuentra en aprietos en lo que respecta a su representación móvil, sobre todo al momento de competir contra lo que Android y el iOS de iPhone establecieron hace muchos años.

móviles

Addshore

Bueno, parece ser que la solución que propone Microsoft es desechar el sistema operativo unificado de Windows para los dispositivos móviles y simplemente utilizar el mismo Windows 10 que ya se encuentra en las computadoras de escritorio.

Esta hazaña será posible gracias al nuevo procesador Qualcomm Snapdragon desarrollado por ARM, el cual permitirá a los móviles utilizar programas de Windows 10  (con sus respectivas limitantes en cuanto a gráficos y RAM, claro está).

Utilizar Windows 10 en el teléfono abre las puertas al mundo de aplicaciones hasta entonces exclusivas para la PC, como por ejemplo: Photoshop.

Sobra explicar la importancia de este avance, pues borra una limitante que hasta ahora se enfrentaron las tablets y demás dispositivos: el tener que desarrollar programas que funcionen exclusivamente para los portátiles.

Es más, incluso es posible que la apertura de ARM hacia la construcción de procesadores cada vez más poderosos le permita a esta compañía despegarse de la producción de procesadores para móviles e intentar colocar un procesador propio en una laptop.

Pasará mucho tiempo antes que Intel considere los procesadores de ARM como una amenaza en terreno de la computadora personal, pero quizá este sea el inicio de una nueva historia de competencia.

De acuerdo con Microsoft, podemos esperar los primeros dispositivos móviles con Qualcomm Snapdragon y Windows 10 para la segunda mitad de 2017.

Por: Daniel Pérez.