Tigres consiguió su 5to título de liga en penales y gracias a un gol de último minuto en el tiempo extra. El juego fue muy parejo, pero se vio opacado por el pésimo arbitraje.

Del lado de las águilas, los errores en el planteamiento de Ricardo Antonio La Volpe y la absurda expulsión de Rubens Sambueza fueron los factores clave que costaron el título número 13, que por un momento parecía que tenían amarrado.

El arbitro del partido, Jorge Isaac Rojas empezó muy mal el partido, pues apenas en el minuto dos no se atrevió a marcar un claro penal sobre Renato Ibarra, que pudo complicar mucho las cosas para Tigres.

No obstante, los felinos poco a poco inclinaron la balanza a su favor y controlaron el balón, aunque sin muchas llegadas claras de gol, salvo un tiro de Javier Aquino que desvió Moisés Muñoz.

En el segundo tiempo la intensidad aumentó y con ello, lamentablemente, el silbante se perdió por completo. Su segundo gran error fue dejar en el campo a Michael Arroyo después de una fuerte entrada sobre Hugo Ayala.

Más tarde hubo un par de jugadas que los del norte reclamaron como penal e incluso una falta muy clara sobre Sambueza, que en ningún caso, el arbitro central sancionó.

De igual manera, Iván el “Guti” Estrada se salvó de la expulsión tras cometer una plancha sobre Arroyo.

Tigres

EFE

Cuando América parecía fundido físicamente, un error de Jorge Torres Nilo le costó la expulsión por doble amarilla y complicó a su equipo en el tiempo extra. Rápidamente el recién ingresado Edson Álvarez aprovechó la ventaja numérica e hizo el gol que parecía le daba el título a los de Coapa, para cerrar decorosamente el famoso Centenario.

Sin embargo, una imprudencia del capitán azulcrema también le valió irse al vestidor por doble amonestación.

En la recta final del primer tiempo extra, La Volpe y André-Pierre Gignac se enfrentaron en una situación que detonó la bronca en el volcán y que le costó a Paolo Goltz y a Jorge La “Palmera” Rivas ver la tarjeta roja que dejó las cosas nueve contra nueve.

El desconcierto del América propició que Tigres los encerrara contra su arco para que, en el minuto 119, un cabezazo de Jesús Dueñas empató el marcador y mandó a la definición  del Apertura 2016 desde el manchón penal.

El golpe anímico en los capitalinos fue devastador, quienes erraron sus tres penales con una gran actuación del cancerbero felino Nahuel Guamán. Por su parte, los regiomontanos cobraron de manera perfecta y lograron el ansiado título.

Por: Gerardo Guillén.