Empezar un blog hoy en día es más fácil que nunca. Gracias a servicios como WordPress, comenzar a publicarte es tan sencillo como registrarte y dar rienda suelta a la imaginación. ¿Podría haber una forma más fácil? Con Telegraph, puede que sí.

Telegraph es un sitio que ni siquiera necesita de registro o descargar una aplicación, solamente necesitas entrar a la dirección web y comenzar a escribir dando un título a tu trabajo. Después de editar un poco, presionas el botón de publicar y pegas la dirección de tu texto en redes sociales o donde mejor te parezca.

Telegraph

imtips

Incluso puedes añadir una fotografía y el sitio se encarga de proporcionarte el código para que la publicación aparezca en pantalla con el look más profesional posible.

De hecho, si aceptas las cookies del sitio incluso puedes editar el post después de haberlo publicado.

¿Cuál es problema? Bueno, a diferencia de un blog, tú no eres dueño del sitio y por lo mismo no existe la continuidad. Telegraph es una herramienta para compartir un escrito (o escritos) y listo, no existe una página dónde revisarlos ni mucho menos un archivo para revisar publicaciones pasadas.

Telegraph

El Jornal Costa Rica

Entonces ¿para qué sirve? La inmediatez de Telegraph permite realizar escritos para uno mismo y guardar el link en algún sitio para revisar más tarde. Por ejemplo, puede ser de utilidad para que un reportero haga la nota al momento e incluya una foto, entonces se mande el link a sí mismo y ya no tiene que trabajar doble.

Por lo demás, quizá exista quien le vea un toque romántico a publicar en el anonimato (ya que aunque publicar requiere nombre de autor, nada verifica el nombre real).

Nadie quita que en una de esas un texto de Telegraph termina por convertirse en la próxima locura viral.

Por: Arturo Rivera.