En la vida siempre habrá preocupaciones como la salud, el dinero o asuntos personales y no necesariamente nos quitan el sueño, debido a que sabemos que tienen solución. Sin embargo, existen personas que se preocupan extremadamente por cualquier situación y piensan que las cosas siempre les saldrán mal, a causa de un trastorno de ansiedad.

Este padecimiento se desarrolla lentamente y comienza durante la adolescencia o juventud. Es importante estar atentos a las señales para consultar a un médico y vivir libre de ansiedad.

Quizá te interese:
Lo que debes hacer antes de dormir

Aquí te decimos algunos de los síntomas. Recuerda, si te identificas con alguno pide ayuda.

Insomnio

Tu mente no descansa y se la pasa recordando los problemas que te aquejan, por más pequeños que sean. La ansiedad puede empeorar el insomnio, y la privación de sueño resultante puede empeorar la ansiedad. Todo un círculo vicioso.

Poca concentración

Sin importar que tan sencillas sean tus tareas no eres capaz de concentrarte en ellas, lo que te lleva a desesperarte e incrementar tu ansiedad.

El trastorno de ansiedad afecta la vida de quienes lo padecen; si no te concentras en la tarea más pequeña y sencilla, seguramente sufres de ansiedad.

Shutterstock

Dolores de cabeza frecuentes

La tensión y el exceso de pensamientos negativos ponen en shock a tu cabeza, lo que les causa fuertes dolores que, incluso, puede detonar en migraña.

Tomas todo personal

No soportas las bromas, aunque no sean sobre ti. Estás muy sensible y crees que todos hablan mal de ti.

Se te va el aire

Por lo regular las personas que padecen de trastorno de ansiedad sufren de disnea o hambre de aire, sienten que les falta el aliento.

Tu estómago está muy sensible

Sufres de gases, inflamación, estreñimiento, cólicos o diarrea, debido a que el estrés se concentra en tu estómago.

Por: Nadia Juárez.