Las veladoras son fundamental entre los ornamentos que conforman el altar de Día de Muertos. Representan al fuego como uno de los cuatro elementos naturales, e incluso guían el camino de nuestros seres queridos, según el folclor.

No obstante, es importante tener en cuenta que tratar con fuego no es una actividad que hay que descuidar. Sin importar la precaución previa, un segundo de distracción basta para provocar un accidente y/o sufrir una quemadura leve resultado de contacto directo con el fuego o la cera caliente.

 

Si tú o tus seres cercanos sufren una quemadura de primer grado, lo que corresponde es mojar la zona con agua fría durante unos minutos. Es importante utilizar líquidos y no hielo, pues el segundo provocaría daños en la piel, ya sensible.

Para el dolor es seguro tomar ibuprofeno, paracetamol, o naproxeno, mismos que también ayudarán a reducir la hinchazón.

Del mismo modo, una vez lavada la herida se recomienda usar ungüentos con aloe vera o vaselina, aunque es importante evitar cualquier antibiótico o sustancias que produzcan alergia, tales como lociones, cremas, o aceites.

Quizá te interese: Campaña “No Te Quemes” para prevenir quemaduras en población infantil de CDMX.

Por último, no sobra proteger las zonas lastimadas con una gasa estéril antiadherente, misma que debe ser reemplazada una vez al día.

Eso sí, los primeros auxilios de casa sólo aplican para quemaduras de primer grado.

En caso de que ocurrieran en la cara, genitales, en un área de tamaño considerable, o que presenten ampollas (por lo que clasifican como de segundo grado), es importante acudir al médico de inmediato.

Precaución en día de muertos ¿Qué hacer si te quemas con una veladora?

De igual forma, la prevención de incendios se vuelve sumamente importante alrededor de estas fechas.

Cifras de la Asociación Mexicana de Rociadores Automáticos Contra Incendios (AMRACI) señalan que cinco de cada 10 incendios ocurren en casa habitación… y que la frecuencia de estos aumenta precisamente durante Día de Muertos y fiestas patrias.

Por ello, es importante meditar sobre el lugar de colocación de las veladoras; asegurarse que están alejadas de objetos inflamables como cartón, papel picado, o flores.

Por: Daniel Pérez.