A pesar de que muchos mexicanos ya experimentaron la captura de pequeñas criaturas en realidad aumentada, a partir de hoy ya no es necesario recurrir a medios ilegales para hacerlo: Pokémon Go ya se encuentra disponible oficialmente para México y la mayoría del mercado latinoamericano.

Hay que aclarar que la versión de Pokémon Go que nos llega ahora es un poco distinta a la que experimentaron los estadounidenses y europeos en su día de lanzamiento. Niantic, la empresa desarrolladora del juego, en colaboración con Nintendo, realizó algunos cambios a la última versión de la aplicación. Algunos son para bien y otros no tanto.

Por un lado, Niantic tomó acción contra sitios de terceros que alteran la experiencia de los jugadores. Tal es el caso de PokéVision, una aplicación que mediante el acceso a los servidores oficiales de Pokémon Go, permite mostrar un mapa con las locaciones de las criaturas más cercanas.

Ver más: ¿Qué es Pokémon Go?

 

Sobra explicar por qué dicha aplicación ofrece una ventaja injusta para los jugadores que desconocen de su existencia; razón por la cual Niantic cerró aplicaciones similares por vías legales.

Aunque el cierre de PokéVision tiene divididos a los fans, también existen cambios recientes en la aplicación oficial que tienen descontentos a una gran cantidad de usuarios. Capturar pokémon es un poco más difícil hoy que en el día de lanzamiento de Go.

La razón es que Niantic removió funciones que permitían rastrear a los monstruos en función de su cercanía al usuario; ahora es un proceso un tanto más a ciegas y al azar.

También hubo cambios positivos, como apertura en la personalización del avatar del jugador y mejoras en las animaciones, así como la reparación de algunos errores que asediaban el juego.

Por último, no queda más que disfrutar el juego (esté como esté) tomando sus debidas precauciones, como siempre estar al pendiente de los alrededores con el fin de evitar un accidentes y siempre consciente de que existen zonas de la ciudad poco adecuadas para jugar Pokémon Go.

Por: Daniel Pérez.