Prepárate porque la píldora anticonceptiva masculina podría estar muy cerca de ser usada para evitar embarazos no deseados.

De acuerdo con los expertos, los niveles de las dos distintas hormonas requeridas para volver realidad este experimento, revolucionarán el mercado de los anticonceptivos.

 

Quizá te interese:
Día Mundial de Prevención del Embarazo No Planificado en Adolescentes

 

El experimento que reveló dichos resultados, se llevó a cabo con hombres sanos que tomaron la píldora durante un mes y no experimentaron efectos secundarios graves, ni disminución del apetito sexual, informó la Sociedad Endocrina de los Estados Unidos.

11-beta MNTDC, es el nombre de este anticonceptivo oral para caballeros, de acuerdo a la divulgación que se hizo en la reunión anual de la Sociedad Endocrina, en Nuevo Orleans.

La píldora anticonceptiva masculina, está cada día más cerca de ser un éxito, recientemente fue probada con los niveles de hormonas requeridas.

La píldora 11-beta MNTDC, fue creada a partir de testosterona modificada, que cuenta con las acciones combinadas de una hormona masculina (andrógeno) y una progesterona. de acuerdo a Christina Wang, investigadora principal y directora asociada del Centro de Ciencia Clínica y Traslacional del Instituto de Investigación Biomédica de los Ángeles, (LA BioMed).

De acuerdo a Christina Wang, la píldora combina dos actividades hormonales que disminuye la producción de esperma, mientras preserva el libido.

Fatiga, acné y dolor de cabeza, son efectos secundarios que presentaron quienes fueron sujetos de estudio. Además, los efectos fueron completamente reversibles al suspender la dosis aplicada en el estudio.

 

Quizá te interese:
¿Cómo hacer que crezca el cabello?

 

Los 28 días del tratamiento, de acuerdo con los investigadores, no fueron suficientes para conocer si la suspensión del esperma fue total.

El estudio fue realizado a la par, con una fórmula hermana, conocido como DAMU, con el objetivo de mejorar la fórmula, “Con menos efectos secundarios y más efectiva”.

 

 

 

Por: Azenet Folch