Un beneficio de tener todos nuestros dispositivos conectados a internet significa que al tener algún problema con el sistema, los desarrolladores pueden desplegar una actualización que solucione o mejore el funcionamiento de nuestros gadgets. Pero, ¿qué pasa cuando las actualizaciones son el problema?

No es por ser fatalistas, pero sí creemos necesario acercarnos con precaución ante la más reciente actualización del iOS, misma que llegará a nuestros teléfonos a finales de marzo y eventualmente a todos los aparatos fabricados por Apple.

La actualización de 10.2.1 a 10.3, de hecho, traerá «puras cosas buenas». La parte que asusta es que Apple cambiará el formato en el que son almacenados los archivos del teléfono. El nuevo sistema llevará por nombre Apple File System (APFS) y reemplazará el ya tradicional sistema de archivos HFS+ que la compañía utilizó por más de 30 años.

actualmx te habla sobre la nueva actualización de Apple

bandageek.com

¿El posible problema? Los archivos APFS serán incompatibles con los HFS+, lo cual significa que si se complica durante el proceso de actualización y los archivos no se convierten de manera correcta a su nuevo «lenguaje», posiblemente se pierdan para siempre una vez que el nuevo sistema operativo se muestre incapaz de leerlos.

Queremos pensar que todo saldrá bien, pero por las dudas, lo mejor es salvar las fotos de la abuela y otros archivos invaluables en la nube; así al menos tenemos un respaldo si falla la actualización de nuestro teléfono.

De cualquier modo, la actualización es algo bueno y el nuevo sistema de archivos permitirá utilizar grandes paquetes de datos con mayor eficiencia que el HFS+, también será posible ahorrar espacio de almacenamiento, encriptar mejor la información y proteger los archivos de futuros errores, entre otras bondades.

Comienza a transferir todo a la nube, «por si las moscas».

Por: Daniel Pérez.