América no pudo contra el Real Madrid y fue eliminado de la Copa Mundial de Clubes en semifinales. La escuadra Azulcrema mantuvo el orden durante el primer tiempo y presionó al campeón de la UEFA Champions League, pero dos goles en el agregado de cada tiempo permitieron a los españoles avanzar sin mayor complicación a la final del “mundialito”.

KMA04 YOKOHAMA (JAPÓN), 15/12/2016.- El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo (c, arriba) muestra su alegría después de marcar el 2-0 durante el partido de semifinales del Mundial de clubes entre el Real Madrid y el Club América de México en el estadio de Yokohama, en el sur de Tokio (Japón) hoy, 15 de diciembre de 2016. EFE/Frank Robichon

KMA04 YOKOHAMA (JAPÓN), 15/12/2016.- El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo (c, arriba) muestra su alegría después de marcar el 2-0 durante el partido de semifinales del Mundial de clubes entre el Real Madrid y el Club América de México en el estadio de Yokohama, en el sur de Tokio (Japón) hoy, 15 de diciembre de 2016. EFE/Frank Robichon

En el primer tiempo, el orden táctico y la presión alta de América les permitió evidenciar las carencias de juego de los Merengues, quienes a pesar de tener una racha invicta de más de 30 partidos no terminan de convencer, pues varios rivales los hacen ver mal por momentos, algunos incluso por partidos completos.

Sin embargo, el peso de las individualidades los sacó a flote y en esta ocasión no fue la excepción.

Una distracción del conjunto mexicano, en combinación con un gran pase de Toni Kroos a Karim Benzema cuando agonizaba el primer tiempo les permitió abrir el marcador y encarar con más tranquilidad la segunda mitad.

América no cambió mucho, aunque Ricardo La Volpe sí movió sus piezas. El problema más grave de los de Coapa no fue en el aspecto defensivo sino, al momento de intentar ir al frente.

Los errores en pases relativamente sencillos, provocaron que se perdieran muchos balones, por lo que la producción ofensiva fue nula. Apenas y se pueden contar tres llegadas con relativo peligro en los 90 minutos.

Ya en la recta final, el Madrid se dedicó a pasear el balón y así evitar cualquier centro o pase filtrado que pudiera significar el gol del empate y, en el minuto 93, otro balón al espacio, esta vez para un Cristiano Ronaldo que tuvo un partido muy flojo, significó el dos a cero definitivo.

El próximo domingo Real Madrid se enfrentará en la final al sorpresivo Kashima Antlers del país anfitrión, que ayer eliminó al campeón de la Copa Libertadores, Atlético Nacional. Éste último se medirá ese mismo día ante las Águilas en el duelo por el tercer lugar.

Por: Gerardo Guillén.