Según la Real Academia Española, el feminismo es la ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres. Y vamos a quedarnos con esa definición para no enredarnos con teoría de género.

La pregunta que viene después, daría pie a su vez, a la cuestión de por qué lo necesitamos:

¿Qué derechos tienen los hombres que no tengan las mujeres?

A partir de que el movimiento sufragista —que demandó por décadas que se nos otorgara el voto a las mujeres, entre muchas otras cosas— obtuvo la victoria en el Siglo XX, el feminismo se desarticuló y la lucha cesó temporalmente, pues creíamos que al incidir en la política ya seríamos libres, pero no fue así.

Actualmente, la cultura de machismo en todo el mundo tiene deudas pendientes con las mujeres:

· Existe un techo de cristal que afecta a las mujeres que incursionan en la vida corporativa y que aspiran a los cargos más altos de las empresas a nivel mundial.

· No estamos representadas en los medios de la misma manera que los hombres lo están.

· Existe una brecha salarial entre ambos sexos.

· Los estereotipos de género continúan limitando el potencial de las mujeres y condicionándolas a desarrollar determinadas actividades en su vida, como la ciencia, por poner un ejemplo.

Feminismo

PlayGround

En México, para hablar de casos más particulares, no somos libres de transitar seguras por las calles. Aunque el clima de violencia y delincuencia en el país sí es general, las mujeres (y solamente las mujeres) se enfrentan a la cultura de la violación, que se expresa cada vez que nos enteramos que una mujer fue violentada sexualmente y preguntamos qué traía puesto o la culpamos a ella por beber demasiado en lugar de señalar al victimario, cosa que no sucede ante cualquier otro delito.

Tenemos los índices más altos de trata con fines de explotación sexual, la principal víctima: las mujeres. Las labores domésticas y de cuidado siguen siendo tareas no remuneradas y siguen recayendo en manos de mujeres.

Estos son hechos. Y no importa todas las excepciones a la regla que la comunidad opositora al cambio positivo para la vida de las mujeres quiera encontrar.

Precisamente por esto, un grupo de feministas mexicanas se reunieron para elaborar un mensaje que desarticulara de una vez las caricaturas del feminismo que se han trazado como consecuencia de la ignorancia y la desinformación; que contextualice la violencia de género en territorio nacional; y con el que tratan de decirle a las mujeres que si ellas han sentido miedo, o que se sienten inconformes con el papel que la sociedad trata de imponerles, no están solas:

Somos muchas y estamos conscientes de que necesitamos feminismo.

¿Qué necesita una mujer para ser feminista?

Conciencia de su situación en el mundo, en su país, en su hogar, en su trabajo y en su escuela; de que existen limitantes para ella, porque vino con determinado cuerpo al mundo; y disposición para volver a aprender todo lo que nos enseñaron.

Por: Karen Cymerman.