Monument Valley es un juego tipo puzzle que desarrolló el estudio indie Ustwo para las plataformas de iOS, Android y Windows Phone. Salió al mercado el 3 de abril de 2014 y es uno de los juegos más exitosos para móviles, tanto en ventas como con la crítica. Para mayo de 2016, el juego vendió más de 26 millones de copias, con lo que generó ganancias por 14 millones de dólares.

En Monument Valley el jugador controla a una princesa de nombre Ida, quien viaja a través de laberintos hechos con figuras geométricas, ilusiones ópticas y objetos imposibles que se inspiraron en los dibujos del artista neerlandés M.C. Escher.

El objetivo de cada nivel consiste en encontrar la salida de los laberintos al interactuar con el escenario y esquivar los cuervos que bloquean el camino de Ida. Cada nivel cuenta con una mecánica propia, que va desde la construcción de puentes, presionar switches, o girar el entorno para cambiar el centro de gravedad y reconstruir el escenario, para abrir nuevos caminos.

El juego destaca por sus efectos visuales y gran colorido. Las gráficas pueden parecer sencillas, pero el estilo minimalista ayuda a realzar los elementos importantes de los escenarios, y le da a Monument Valley una identidad única. Ken Wong, diseñador del juego y artista detrás de los fantásticos escenarios, declaró que desde un inicio su intención fue que cada escena del juego fuera digna de exhibirse en un espacio público.

El juego cuenta con una expansión, de nombre Forgotten Shores, que añade niveles extra. La crítica aclamó el juego por su estilo visual y el audio, los calificó como excepcionales, aunque algunos señalaron su corta duración con sólo 10 niveles (18 con la expansión) y su dificultad poco elevada.

Por: Daniel Pérez.