Últimamente hemos sido testigos del declive de las grandes empresas televisivas del país. Parece que ninguna de las ideas que realizan puede sacar a flote ese barco que (afortunada o desafortunadamente) marcó a muchas generaciones y es que, bueno, no se pueden obtener resultados diferentes si haces los mismos procedimientos como, por ejemplo, en sus telenovelas.

Precisamente sobre eso versa esta nota, sobre algunas de las modas salidas de las producciones televisivas.

1. Las canciones infantiles: No puede haber un ejemplo más claro de este punto que el episodio que protagonizó Belinda cuando cantó el “Sapito”. Sí, ahora resulta ridículo y de broma pero en su momento la televisora exprimió hasta el cansancio la figura de los niños haciendo que sus televidentes abarrotaran, incluso, el Estadio Azteca.

Telenovelas

Shutterstock

2. Los “uniformes” de RBD: Las telenovelas se caracterizan por caricaturizar la realidad y mientras más alejada de ésta, mejor. No obstante, cuántos no desearon asistir a una preparatoria en botas de tacón, minifalda y camisa de top… eso sí, con corbata para no perder la clase.

3. Su publicidad: Nadie puede objetar que la televisión se mantiene por la publicidad pero, últimamente, además de los cortes de cada dos minutos, también los colocaron “sutilmente” en los diálogos de los protagonistas.

Es que en serio ninguna persona en la vida real se detiene a recomendar una mayonesa o un pan, con todo y las especificaciones energéticas, antes de comerlos.

4. Estereotipos: El feo, la malvada, el galán, el sacerdote, el tonto, la sirvienta, el pobre, el rico, el amanerado… ¿Es necesario continuar?

Por: Daniel Montes.