Cuando nos recetaron antibióticos y queremos salir de fiesta es un dilema ¿me hace daño tomar alcohol y antibióticos a la vez? ¿Y si no me tomo la dosis? Lo que generalmente se cree es que si mezclamos ambas sustancias, existirían complicaciones o perdida de efecto de la medicina, con franqueza esto es falso.

Este creencia surge del hecho de que en la Segunda Guerra Mundial, la escasez de penicilina era tanta, que reciclaban el fármaco de la orina de los soldados. Cuando estaban en proceso de recuperación, los soldados tenían la opción de beber cerveza, lo que incrementaba la cantidad de líquido y dificultaba su extracción para recuperar el antibiótico; es por eso que los generales vetaron esta práctica, incluso exagerándola en el daño perjudicial que hacía.

¡Alto! No sugerimos que cada vez que te enfermes, te tomes un tequila para limpiar la garganta, sólo aclaramos el punto de que la mayoría de los antibióticos no se contraponen al alcohol; pero es muy importante que NO TE SALTES ninguna toma, puesto que esto sólo genera resistencia al ingrediente. La cual es la verdadera complicación.

Quizá te interese: ¿Cómo reconocer el alcohol adulterado? Verifica que tu bebida sea legal.

En general, los medicamentos usualmente recetados de este tipo, no chocan con las sustancias embriagantes; pero las excepciones son las siguientes:

  • Cefalosporina
  • Cefotetan
  • Cefalosporina
  • Ceftriaxona

Estos ingredientes activos hacen que el cuerpo procese el alcohol más lentamente, lo que provoca que se genere en más cantidad una sustancia llamada acetaldehído. A su vez, esta genera síntomas como náuseas, vómitos, dolor de cabeza, enrojecimiento facial, entre otros. Lo recomendable es no ingerir bebidas de este tipo, durante y unos días después del tratamiento.

Quizá te interese: Una alternativa medicinal, el Herbario medicinal del IMSS.

Aunque no está completamente comprobado, en algunos experimentos, el metronidazol pudiera ocasionar reacciones al mezclarlo, así que es recomendable no hacerlo. Y por último y más importante SÍ EXISTEN antibióticos que se contraponen con el alcohol:

  • Tinidazol
  • Linezolida
  • Eritromicina

Así que ten mucha precaución con estos ingredientes cuando te los receten, o pregunta a tu doctor tu caso en particular. Y ahora sabes la verdad, no afecta ingerir alcohol cuando estas en un tratamiento con antibiótico.

Por: Marcela García.