Un estudio hecho a ratones de laboratorio arrojó como resultado, que la marihuana podría mejorar la memoria en pacientes con Alzhéimer.

En una lucha extraña, donde paradójicamente, el cannabis perjudica la memoria y el aprendizaje en los individuos sanos, la misma sustancia podría ayudar a los pacientes con padecimiento de Alzhéimer.

Durante un estudio realizado a ratones, se descubrió que el ingrediente activo de la marihuana podría mejorar su memoria informó el Science Daily.

Se llegó a esta conclusión gracias a un equipo médico del Centro Médico Universitario Goettingen (Alemania) dirigido por Yvonne Bouter, quien trató con éxito a un grupo de ratones, criados para desarrollar el mal de Alzhéimer, con tetrahidrocannabinol (THC), el componente psicoactivo presente en el cannabis, durante seis semanas.

El mal de Alzheimer está marcado por el deterioro de la memoria y la confusión.

 

Quizá te interese:
 Las fresas serán la cura para el alzhéimer

 

Fisiológicamente, una sustancia llamada beta amiloide se acumula en los cerebros de los enfermos. Estas son las placas que interfieren en la función de las células cerebrales. La señal clásica de la enfermedad. Los científicos también han observado que los enfermos de Alzhéimer pierden masa cerebral y estiman que la inflamación crónica puede contribuir al desarrollo de la demencia.

De acuerdo con el estudio presentado el martes pasado en la conferencia de la Sociedad para la Neurociencia, los resultados del experimento demostraron que los roedores tratados con THC vieron una reducción significativa en el tamaño de las placas cerebrales asociadas con la enfermedad.

Además, los cerebros de estos ratones tenían un 20 % menos de placas beta amiloides y presentaban menores signos de daño por inflamación. También obtuvieron mejores resultados en las pruebas relacionadas con sus recuerdos.

El éxito en estos experimentos sugiere que la marihuana puede ser útil para tratar el Alzhéimer en humanos, afirman los científicos, aunque desconocen aún, cómo se llevaría a cabo la terapia.

 

Por: Azenet Folch