Hace 50 años, el 23 de agosto de 1966, fue el día en que los científicos de la NASA pudieron observar, por primera vez, una fotografía de la Tierra tomada desde la órbita de la Luna. Esta hazaña fue gracias al proyecto conocido como Lunar Orbiter 1, la primera nave espacial robótica, no tripulada, en orbitar alrededor de la Luna.

El Lunar Orbiter fue lanzado al espacio el día 10 de agosto con la misión de tomar fotografías de la superficie lunar y así encontrar lugares idóneos para el aterrizaje de naves tripuladas y otros futuros proyectos. Considerando que el hombre llegó a la Luna tres años más tarde, podemos decir que la misión fue todo un éxito.

Llevar la nave hacia su destino no ocurrió sin contratiempos. Durante el camino, el Lunar Orbiter, sufrió un problema de sobrecalentamiento, el cual arruinó momentáneamente sus sistemas de navegación. La NASA tuvo que resolver el problema utilizando la Luna como guía visual para redirigir el curso de la nave, así como girar la posición de esta para quedar “de lado” al sol y absorber menos calor.

La nave espacial consiguió un total de 42 fotografías de alta resolución y 187 de resolución media, a lo largo de 11 días orbitando la Luna. Algunas de las fotografías abarcaron hasta 5 millones de kilómetros cuadrados de la superficie lunar, lo cual dio suficiente información a los científicos para estudiar la estabilidad y geografía del terreno.

El 29 de octubre, durante la vuelta número 577 del Lunar Orbiter alrededor de la Luna, se comandó a la nave para impactarse en la superficie del satélite y dar su misión por terminada. Aunque el proyecto se suponía que debía durar un año, se tomó la decisión de interrumpirla debido a que las condiciones cada vez más deterioradas de la nave le hacían más difícil cumplir su cometido… y la NASA no deseaba ningún tipo de interferencia para cuando llegara a su destino la Luna el Lunar Orbiter 2.

Por: Daniel Pérez