Todos los empleados de Elon Musk deben cumplir reglas que van a desilusionar la manera en la que ves a uno de los líderes mundiales de tecnología.

Cuando piensas en jefes tiranos, seguro tu recuerdo va al lado de Steve Jobs o Jeff Bezos, aunque Elon Musk no se queda atrás. Inteligencia y talento, son los anexos que un líder debe poseer para llegar a la cima, aunque también trabajar más que nadie, pero esas exigencias van también más allá, sí, justo con los empleados.

En una de sus entrevistas, Elon Musk confesó trabajar 100 horas a la semana. O sea, 14 horas al día, incluidos los fines de semana. Si crees que es demasiado, piensa que durante la crisis de Tesla tenían que fabricar cierta cantidad de coches al mes, con el fin de mantener las plantas fabricantes abiertas. Hace un par de años, Musk dormía en el suelo de la fábrica por la noche, y no salió de las instalaciones durante semanas. No es nada fácil ser el CEO de Tesla, SpaceX, The Boring Company, entre otras. 

Quizá te interese:
Elon Musk: Un genio de nuestro tiempo

Por desgracia, todo lo que sucede alrededor de  Musk, salió a la luz en un artículo de Wired, donde varios empleados anónimos de Tesla confesaron que Musk era propenso a tener arrebatos de ira con sus empleados y hasta nombre le pusieron: «Los disparos de rabia de Elon». De acuerdo al reportaje, los empleados no se atrevían a pasar por el frente de su despacho y hasta lo rodeaban. 

Cero reuniones absurdas

Un punto a favor de Elon Musk, es que odia las reuniones frecuentes. Solo las justifica si son urgentes. Cuando disminuye la urgencia, las desconvoca y en todo caso ya estando en la reunión, si notan que no es necesario algún empleado, pide se retiren. Quedarse para nada es perder el tiempo. «Salid directamente o fingid que contestáis una llamada cuando sea obvio que no estáis aportando nada. No es de mala educación irse, lo es hacer que alguien se quede y pierda el tiempo».

¿Términos técnicos? ¿Qué quieres decir con eso?

Al CEO de Tesla es enemigo de los términos técnicos, y.. ¿Quién no? No le gusta los acrónimos ni los términos inventados para describir algo. «Cualquier palabra que necesite una explicación inhibe la comunicación. No queremos que las personas tengan que memorizar un glosario para integrarse en la compañía».

Organigrama sí, pero no exageres

Las categorías en una empresa, son imprescindibles, un organigrama es el esqueleto de una compañía como en Tesla o SpaceX. Jefes directivos, jefes de sección, gerentes, etc. son quienes mantienen en su lugar a los empleados, esto es algo que Musk, nunca olvida. 

Las rígidas reglas de Elon Musk para sus empleados

En una carta enviada a sus empleados explicaba que si alguien cree que hablando directamente con el director general un trabajo se va a llevar a cabo más eficientemente que pasando antes por toda la cadena de mando, debe saltársela e ir directamente a hablar con el dueño.

Comunicación de sobra

La comunicación es clave en una empresa exitosa. Si un trabajador necesita hablar con alguien de otro departamento para una cosa urgente, debe hacerlo directamente y sin reparos de burocratismo. 

Reglas estúpidas, ¡Jamás!

Reglas estúpidas hay en toda compañía y pero aún, que los empleados cumplen, porque ninguno se atreve a cuestionarlas. Elon Musk propone eliminarlas: «En general, elegid el sentido común como guía. Si seguir una regla de la compañía es obviamente ridículo en una situación particular, está claro que la regla debería cambiar».

Nunca hables con la prensa

Al convertir a los empleados en accionistas de la empresa, es casi imposible que digan cosa que Musk no desea a la prensa.

«Como empleado y accionista, cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de salvaguardar toda la información y la tecnología que usamos y generamos todos los días».

 

 

 

Por: Azenet Folch