En un principio se creyó que se trataba de una mala broma, se creyó que el millonario egocéntrico de la televisión jamás podría ser presidente, ni siquiera candidato… pero la realidad, para desmayo y sorpresa de muchos, resultó ser muy diferente: Donald Trump ganó las elecciones presidenciales.

¿Cómo fue posible? Después de todo, cientos de encuestas y coberturas mediáticas aseguraron la victoria de Clinton, más por el miedo ante la victoria de Trump que por favoritismo a la candidata. Pero al final los resultados propuestos, como los 4 puntos a favor de Clinton que predijeron medios como Bloomberg, The Economist o NBC News resultaron estar equivocados.

Por supuesto que existen complicados factores sociales y políticos dignos de estudiarse para comprender la victoria del candidato republicano, pero vale la pena detenerse a analizar el papel que tuvieron los medios y las redes sociales en los resultados de la votación.

Donald Trump

Prensa Latina

Mientras que Hillary Clinton amasó un grupo de más de 80 personas para concretar una campaña tecnológica, Trump utilizó su cuenta de Twitter. No sin pensarlo, pues diaria y mordazmente el candidato dio su opinión sobre el tema del día, dando de qué hablar y ganando simpatizantes desde las redes, lugar donde los votantes pueden sentir que la comunicación con el futuro presidente es directa.

Así Trump aprovechó para alcanzar a las personas que al final votaron por él, muchos de ellos curiosamente amenazados por el avance tecnológico y la automatización que sin una correcta revolución, amenaza los empleos de los estadounidenses. El temor a prácticas como las de Uber, quien se encuentra en vías de reemplazar a sus conductores por computadoras, parece ser que causan suficiente simpatía hacia Trump, quien promete empleo para los americanos (estadounidenses).

Al respecto de las redes, algunos analistas incluso culpan a Facebook por la victoria de Trump. Esto debido a que los algoritmos de búsquedas se encuentran más enfocados en compartir contenido centrado en el gusto del usuario sin importar los contenidos en sí. Por esta razón, los simpatizantes de Trump se validaron a lo largo de la campaña en lugar de encontrarse expuestos ante puntos de vista diferentes con los cuales debatir y posiblemente cambiar de opinión.

Donald Trump

Vocativ

Por último, es claro que la metodología de los sondeos requiere repensarse, pues la predicción del New York Times en la que Trump tenía sólo un 15% de probabilidades de ganar no pudo estar más equivocada.

Uno de los periodistas del medio estadounidense, quien prefiere mantenerse anónimo, aseguró que existe una burbuja alrededor de los medios. Sostiene que los estudiosos de la política se encuentran dentro de un círculo intelectual privilegiado y que por ello olvidan que el voto del hombre blanco frustrado, “amenazado” (por las minorías) y sin acceso a la educación, tiene el mismo peso que el de cualquier otro ciudadano y no obstante, suele ser ignorado en los sondeos.

Por: Arturo Rivera.