Habemos quienes somos amantes de tomar cualquier medicamento contra el dolor como el Ketorolaco. Por supuesto, sin receta médica y con cantidades que desconocemos que podrían dañarnos.

Claro está que el Ketorolaco es uno de los fármacos más comunes. Lo podemos encontrar en cualquier farmacia y adquirirlo sin receta médica, pero sabemos las consecuencias y aunque la gran mayoría de nosotros lo que nos interese es quitarnos el dolor, puede provocar daños irreversibles en nuestro organismo, principalmente en riñones y estómago.

Un hecho que debes tener en mente, es que no hay forma de evitar los efectos secundarios, más que consultando con un especialista.

Quizá te interese:
Bayer aprobó terapia combinada para reducir ataques cardiacos, eventos vasculares y amputaciones

¿Cómo determinaron los daños por el fármaco?

La Agencia Francesa del Medicamento (ANSM) descubrió recientemente que el ibuprofeno y el ketoprofeno (medicamentos utilizados de forma habitual sin prescripción) pueden agravar las infecciones, en particular por estreptococo; los médicos advierten que el uso inadecuado y sin supervisión del ketorolaco puede causar graves problemas a la salud e incluso la muerte.

De acuerdo con Medline, el uso frecuente de este fármaco tiene altas probabilidades de causar hemorragias, úlceras y perforaciones en estómago e intestinos. De igual forma, puede causar insuficiencia renal e incrementa las probabilidades de sufrir de un accidente cerebrovascular.

Ahora bien, en cuanto a los efectos secundarios, que por lo general no se investigan antes de la automedicación, también podrías sufrir molestias como:

– Ampollas

– Aumento de peso de manera inexplicable

– Dificultad para respirar

– Hinchazón del abdomen, pies, tobillos y piernas

– Coloración amarillenta en piel y ojos

– Cansancio excesivo

– Sangrado o moretones inusuales

– Malestar estomacal

– Pérdida de apetito

– Dolor en la parte superior derecha del abdomen

– Síntomas similares a la gripe

– Ritmo cardíaco más rápido de lo normal

– Orina oscura, descolorida o con sangre

 

Por: Azenet Folch