Hace tiempo que la tecnología llegó a los niños. Osos de peluche que cantan canciones, muñecas que avisan cuando «tienen hambre» o Barbies que almacenan conversaciones son un ejemplo de juguetes inteligentes con los que tienen contacto diariamente.

Sin embargo, desde el punto de vista de la seguridad cibernética, estos dispositivos representan un riesgo, por ello el FBI advierte sobre su uso.

Debido a que cuentan con sensores, micrófonos, cámaras, almacenamiento de datos, reconocimiento de voz, opciones de GPS y conexión a internet, los juguetes ponen en riesgo la privacidad de quienes los adquieren, pues estas características dan acceso a información personal que involuntariamente se revela.

Los juguetes inteligentes tiene acceso directo a la información personal de sus usuarios, lo cual es un riesgo si esta cae en manos equivocadas.

aliexpress.com

Por ejemplo, es posible que almacenen información como el nombre completo, escuela y dirección de los niños. Esta se suben automáticamente a la red y está expuesta para los hackers y demás personas del crimen organizado.

Los juguetes son, prácticamente, dispositivos espía, ya que las empresas que los fabrican recopilan grandes cantidades de datos como mensajes de voz, localizaciones físicas en tiempo real, historial del uso de internet y direcciones IP.

Los juguetes inteligentes tiene acceso directo a la información personal de sus usuarios, lo cual es un riesgo si esta cae en manos equivocadas.

gadgetsmexico.mx

Debido a esto el FBI recomienda leer las prácticas de privacidad de las compañías y averiguar dónde se envían los datos personales recopilados. Y al respecto tiene cinco recomendaciones para su buen uso:

  • Usarlos únicamente en entornos con acceso a Wi-Fi confiable y seguro.
  • Utilizar la autenticación al emparejar el dispositivo con Bluetooth mediante código PIN o contraseña.
  • Investigar si los juguetes reciben actualizaciones de software y parches de seguridad.
  • Asegurarse de que estén apagados cuando no se utilicen, especialmente aquellos con micrófonos y cámaras.
  • Utilizar contraseñas fuertes y únicas al crear cuentas de usuario, por ejemplo, letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales.

Por: Nadia Juárez.