El periodismo en México data de la época colonial, donde los pregoneros se encargaban de brindar información de manera oral en lugares donde se conglomeraba la gente. Posteriormente, los volantes aparecen con la imprenta en 1539 y después, en enero de 1722, el Doctor Juan Ignacio de Castorena funda La Gazeta de México y Noticias de Nueva España, que se considera el primer periódico en el país. Se publicaba información de carácter religioso, oficial, comercial, social, minero y marítimo.

En 1805 nace en Nueva España el Diario de México y desaparece menos de una década después, en 1812. Durante la Independencia de México, Miguel Hidalgo creó en 1810 el periódico El Despertador Americano y se apoyó obviamente al espíritu independentista, se decretó la libertad de expresión con la Constitución de 1834, que permitió el crecimiento del periodismo en México. Fue un logro importante ya que hoy en día la información posee un carácter más liberal.

Porfirio Díaz busco durante su presidencia conservar un perfil de control en las publicaciones de los periodistas, amparando respeto a los acontecimientos políticos y económicos.

Algunos de los periódicos oficiales que se publicaron en México de 1722 a 1987 fueron:

· La Gaceta Imperial de México.
· Diario Liberal de México.
· El Espíritu Público
· Gaceta Extraordinaria del Supremo Gobierno de la Federación.
· Gaceta Mexicana Registro Oficial.
· El Telégrafo Boletín de Noticias.
· El Porvenir.

· El Correo Nacional.
· Periódico Oficial del Supremo Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos.
· El Constitucional Crónica Oficial.
· El Noticioso Boletín Oficial del Ejército.
· La Unión Federal.
· El Constitucionalista.
· La Convención.

Es importante saber en dónde comienza el periodismo y tener en cuenta sus inicios. Los medios impresos hoy en día se encargan de brindarnos información que aventaja temas polémicos como economía, política, social, entre otros.

El periodismo es esencial para el desarrollo del ser político y social, por supuesto por las vivencias en un mundo turbulento y de cambio. Es ta actividad en México, se transformó evidentemente con la tecnología y la política, pero jamás pierde su ideal y su particularidad.

Por: Alejandra Triujeque.