No hay duda alguna de que el director japonés Hayao Miyazaki es el favorito de muchas personas de diversas generaciones. Las animaciones, los personajes y las historias resultan ser sumamente entrañables. No hay edad para ser cautivado por alguno de los filmes, aunque sí recomendamos verlas más de dos veces, para captar todas sus ideas.

Pues bien, aquí viene una oportunidad que no sucede muy a menudo y que resulta difícil pasar inadvertida. La cadena Cinépolis le dedicará un ciclo de funciones a las películas más representativas de este director, para que las veas como debe de ser: en pantalla grande y con un bote de palomitas.

Quizá te interese: Matsuri 2017 en Cinemex: El segundo ciclo de cine del lejano oriente.

Mi vecino Totoro
Aquí se cuenta la historia de Mei y de Satsuki, quienes se mudan de casa para estar más cerca del hospital donde está internada su madre con tuberculosis. Se encuentran con el resto de las criaturas que resguardan el bosque, pero sólo ellas los pueden deben ser de corazón puro. Pero no solo se queda en la posibilidad, Satsuki recibirá la ayuda de Totoro para encontrar a su pequeña hermana.

 

El viaje de Chihiro
Un día Chihiro es obligado a mudarse a otra ciudad, pero su padre toma un camino diferente, más corto; se adentran en el bosque, hasta encontrar un edificio enorme, y les parece buena idea explorar un poquito. Pronto se dan cuenta de que no es así y sus padres se convierten en cerdos por lo que con ayuda de Haku revertirá la situación.

 

El castillo vagabundo
Sophie
, una joven de 18 años, trabaja sin parar en la tienda de sombreros que solía ser de su padre. Un día llega hasta a ella el mago Howl, y mantiene una enemistad con la Bruja de las Landas quien lanza un hechizo sobre ella y le da la apariencia de una anciana de 90 años. El único que puede ayudarla es él, por lo que acude hasta su castillo mágico que deambula por el mundo. Ahí conoce al Marko y a Calcifer, quienes son tan graciosos como entrañables.

 

Revisa aquí los horarios en los que se proyectarán las películas y el resto del minifestival.

Por: Aldo Mejía.