Así es, los «chilangos»; ese sobrenombre que nadie sabe definir pero que, como referencia general, apela a todos los que vivimos en la enorme Ciudad de México. Como cada grupo social los «chilangos» compartimos hábitos o manías que te presentamos a continuación aunque seguramente ya conoces.

La calle es mía: Esto significa que si tienen un huacal, un bote (puntos extra si está relleno de cemento), una llanta o cualquier cacharro para colocar bajo la banqueta, ese espacio te pertenece.

Atrás hay lugar: Desafiando las leyes de la física, los «chilangos» pueden siempre ocupar más espacio en los transportes públicos. Metro, metrobús, micros, camiones, cualquiera es un buen ejemplo en las horas pico.

"Chilangos"

Marco Correa

Al Ángel: No hay discusión siempre que se quiera festejar lo que sea, en serio lo que sea, el lugar elegido es el Ángel de la Independencia.

Los tianguis: En otra entrada hablamos sobre estos espacios característicos, los cuales se ven repletos cada fin de semana de acuerdo a la fidelidad de sus adeptos «chilangos» quienes además realizan el regateo a modo de hábito.

Quesadillas con o sin queso: Aquí puedes pedir una quesadilla de queso y no será una redundancia, es más, puedes pedir una quesadilla que no incluya nada de queso. En este lugar también tiene una mención especial el chile que utilizan para los elotes y esquites ya que puede ser “del que pica” o “del que no pica” siendo otro de los misterios chilangos.

Canastechi

©ActualMx / Arantxa Castillo

Ciudad del taco: Todo lo que esté sobre una tortilla puede ser un tacopor ello es que aquí encontrarás desde los más típicos como el pastor o el suadero y hasta los más extravagantes.

Manera de expresarse: Los «chilangos» usamos groserías para expresar nuestros sentimientos, así de fácil. Nadie se salva al menos del ya mundialmente famoso «güey»  o alguno de los derivados de «chingar»

Por: Daniel Montes.