En estos días si alguien te pregunta “¿cómo estás?” no necesitas decir una sola palabra; basta con que le envíes un GIF de un personaje llorando o muriendo de risa, para responder y, probablemente, para darte ánimos te contestarán con otro de vuelta.

Aunque, creamos que los GIF son cosa moderna, la realidad dice lo contrario, este formato de imágenes breves con movimiento, nació hace 30 años; prácticamente, tú y los GIF crecieron juntos.

En 1987 Steve Wilhite, un ingeniero de la empresa americana Compuserve, buscaba un formato universal de imagen ligero y de carga rápida que se utilizara en cualquier ordenador, y lo logró.

via GIPHY

Gracias a su algoritmo de compresión, más eficiente que el que utilizaban otros archivos similares y a que permitía la descarga en un breve periodo de tiempo, se volvió muy popular. Además, tenía un plus, con él se pasó de utilizar imágenes en blanco y negro, a las de color.

Tiempo después, la evolución del diseño web, flash y el desarrollo del lenguaje de programación HTML5, enviaron al GIF al olvido; éste se alojó en foros de internet y plataformas como Reddit y Tumblr.

Pero como lo retro siempre toma su segundo aire (más con las modas hípsters) y, en ocasiones, vuelve con más fuerza, el GIF volvió a ver la luz hace cinco años. Esto se logró gracias a varios periódicos estadounidenses, entre ellos el New York Times, quienes utilizaron este formato para completar su cobertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Y, por si fuera poco, ese mismo año el diccionario de Oxford nombró al GIF como palabra del año y en 2015 pasó a categoría de emoticono.

Con información de El País Retina

Por: Nadia Juárez.