Roger Federer se alzó este domingo con el trofeo del Australian Open 2018 y con ello llegó a 20 Grand Slams conquistados en su carrera. El suizo lidera entre los más ganadores de los cuatro torneos más importantes de la ATP y su más cercano perseguidor es Rafael Nadal; quien tiene 16. Además, conquistó la cancha dura de Melbourne Park por sexta ocasión.

Federer se impuso en la final a Marin Cilic, que salió respondón y forzó a la definición en cinco sets. No obstante, con parciales de 6-3, 6(5)-7(7), 6-3, 3-6 y 6-1 “Su Majestad” hizo honor a su apodo y se coronó en el primer Major del año; en tres horas y tres minutos.

•Roger Federer conquistó el Australian Open por sexta ocasión en su carrera; con ello suma 20 Grand Slams y se aleja en la clasificación histórica.

EFE

El suizo llegó sin perder una sola manga a la gran final, pero eso le importó poco al croata; que buscaba venganza tras caer ante Federer en la final de Wimbledon del año pasado. Aunque Cilic dio lo mejor de sí, siempre tuvo que venir de abajo y eso le pesó físicamente en el set final.

Si bien Federer es el máximo ganador de Grand Slams de la ATP, aún está debajo de las tenistas Margaret Court, Serena Williams y Steffi Graf; quienes ganaron 24, 23 y 22, respectivamente. En el caso de Williams, podría haber mayor distancia en el futuro, pues sigue en activo.

• Roger Federer conquistó el Australian Open por sexta ocasión en su carrera; con ello suma 20 Grand Slams y se aleja en la clasificación histórica.

EFE

Y precisamente en la WTA, el sábado, Caroline Wozniacki se consagró campeona del Australian Open y se consagró como la número uno del ranking. La danesa venció a la hasta entonces líder de la clasificación, Simona Halep, por parciales de 7(7)-6(2), 3-6 y 6-4.

Wozniacki lució mejor físicamente, aunque tuvo problemas en la pierna izquierda, y eso fue clave. La rumana no solamente presentó problemas de lesión, sino que el intenso calor australiano (más de 40°C) la mermó durante todo el encuentro. Incluso terminó en el hospital por deshidratación, tras la final.

 

Por: Epigmenio Malcorra.