El Estadio Azteca fue construido en los años 60 por iniciativa de Emilio Azcárraga Milmo con el fin de crear un lugar que tuviera las características necesarias para ser la casa del futbol mexicano. El coloso de Santa Úrsula, como también es conocido debido a su ubicación, fue diseñado por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien ganó el concurso para el diseño del estadio y trabajó junto con el arquitecto Rafael Mijares Alcérreca.

De igual modo, en otro concurso se decidió el nombre que llevaría: Estadio Azteca. Se inauguró en mayo de 1966 y el primer partido fue del Necaxa contra Valencia. Con estos casi cincuenta años de tradición, el Estadio Azteca hoy es una de las sedes más importantes del futbol mexicano y es también el lugar de eventos como conciertos o festivales de gran audiencia, ya que éste tiene la capacidad para 102 963 espectadores. Asimismo, ahí han tenido lugar acontecimientos como el homenaje que se realizó durante la visita del Papa Juan Pablo II en 1999.

Entre los servicios que ofrece el estadio, se puede pagar un tour para conocer este monumento del fútbol, el costo es de 90 pesos por la entrada general y pagan niños desde los 3 años. El tour se puede realizar de lunes a viernes de las 10:00 de la mañana a las 5:30 de la tarde y los sábados y los domingos de 9 de la mañana a 2 de la tarde. Los recorridos por el estadio se organizan cada 30 minutos y duran entre 40 y 60 minutos, y quienes entran podrán conocer desde los vestidores hasta adquirir una foto de fan en la que, por arte de la tecnología, podrán posar en el estadio más grande de América al lado de alguno de sus jugadores favoritos.

Por: Patricia Arredondo