China es un país que ya tiene bastante ventaja en materia de producción tecnológica y que, lejos de dormir en sus laureles, se encuentra en constante desarrollo. Como parte del programa que busca posicionar la nación asiática como una superpotencia en tecnología para el año 2030, el ministerio de ciencias chino se concentra en el desarrollo de un centro de investigación científica que se ubica a tres kilómetros por debajo del mar.

El gobierno chino bautizó este proyecto como una “estación espacial”, ya que debido a la inaccesibilidad y factores como la presión extrema, las instalaciones deberán contar con características similares a las que tendría una estación en el espacio e involucrará un esfuerzo humano de igual magnitud.

Existen muchos secretos alrededor del proyecto, ya que no se tiene mucha información sobre sus principales objetivos y existe consternación internacional, al suponer que la estación submarina podría construirse con objetivos militares.

Lo único que se sabe es que se espera facilitar la obtención y el estudio de depósitos minerales submarinos. No obstante, el gobierno chino llama a conservar la calma y asegura que no supone un riesgo para los demás países, pues los objetivos de la estación responderán principalmente a la investigación científica y fines civiles.

La estación, que se colocará a tres mil 408 metros de profundidad, en el sur del mar de China, es uno de los 100 proyectos científicos más importantes para el país, dentro de su plan que abarca los próximos cinco años.

Cabe destacar que el territorio marítimo al sur del país, es fuente de disputas territoriales entre las naciones vecinas, como Japón, Filipinas y Taiwan; a lo que China respondió con la construcción de islas artificiales, pistas de aterrizaje e instalaciones militares.

Por: Daniel Pérez.