Tan sólo 10 días después del inicio de este año, David Bowie falleció a causa del cáncer que, en secreteo, padecía. Hablar y describir su trayectoria no sólo en la música, sino en la cultura general, más allá de los fanatismos o los gustos personales, es sumamente complicado. Podríamos tardar días en las pláticas en torno a quién fue Bowie.

David fue muchos personajes:
se reinventó una y mil veces en cada disco,
en cada proyecto.

Bowie

Shutterstock

Por esa razón, en un esfuerzo por tratar de inculcar el gusto por Bowie a las nuevas generaciones así como a las que crecieron con él, se inauguró hace unos días la exposición Duffy/Bowie: Five Sessions, en el Museo de la Ciudad de México.

En ella se recopilaron 42 fotografías en las que se capturó el proceso de mutación del cantante a sus personajes más importantes: Ziggy Stardust, Aladdin Sane, Thin White Duke The Lodger y Sacry Monsters.

Estas fotografías se lograron en un total de cinco sesiones que se realizaron a lo largo de ocho años, a través de los cuales el fotógrafo Duffy forjó una gran amistad con Bowie, relación que traspasó a cámara.

También se puede conocer el trasfondo de las fotos que hoy son inconfundibles y siempre remitirán a uno de los grandes artistas de la historia. Por ejemplo, el rayo rojo con azul que tiene en el rostro Bowie cuando se transformó en Aladdin Sane.

Esta exposición está en el vestíbulo del museo y se quedará ahí
hasta el 29 de enero de 2017.

Duffy/Bowie: Five Sessions
Museo de la Ciudad de México
Dirección: José María Pino Suárez 30. Colonia Centro. Delegación Cuauhtémoc. C.P. 06000. Ciudad de México.
Horario: Martes a domingo de 12:00 a 18:00 horas.
Entrada libre.

Por: Aldo Mejía.