Tarde o temprano, a todos nos llega el momento de renovar el celular. Hay quien lo hace con más alegría, porque disfrutan teniendo en sus manos el último modelo con todas las novedades incorporadas. Otros, en cambio, son partidarios de agotar la vida útil de su aparato porque es al que están acostumbrados y con el que se sienten cómodos. Para todos los casos, aquí vamos ofrecer algunos consejos básicos para cuando llegue la hora, y te recordamos que puedes adquirir celulares en Telmex.

¿Cuándo renovar el celular?

Como te decíamos antes, eso depende sobre todo de ti y de tus preferencias. Puedes ser un consumidor compulsivo de la última tecnología, o sentirte cómodo con modelos con los que llevas años. En todo caso, hay un momento en el que los celulares acaban su vida útil, porque empieza a ser difícil o imposible encontrar accesorios para ellos o actualizar las aplicaciones. El celular se ha quedado obsoleto, y puede ocurrirte que ni siquiera puedas actualizar el sistema operativo. En ese caso, es urgente renovar.

Otro síntoma muy claro de que debes renovar tu celular es cuando se agota su memoria interna. «No hay suficiente espacio de almacenamiento disponible» es la frase definitiva. De la misma forma, si tu celular ha sufrido un percance conviene que valores si te conviene arreglarlo o adquirir uno nuevo. Si arreglar la pantalla es apenas más barato que comprar un nuevo modelo, ha llegado el momento de renovar.

¿Qué celular comprar?

Una vez tomada la decisión de sustituir el celular, hay que decidir cuál. Y esto puede ser un proceso complicado. Como las opciones son prácticamente inagotables, te recomendamos que te fijes en algunos parámetros para decidir cuál es el celular que más te conviene, en función de sus características y del uso que le vayas a darle.

¿Para qué lo vas a usar?

No es lo mismo usar el celular en tus tareas diarias de trabajo que solamente para comunicarte. ¿Es una herramienta imprescindible en tu trabajo? También es importante analizar cuál es el uso lúdico que le das. Por ejemplo, ¿eres aficionado a la fotografía? En función de esto, te convendrá un celular u otro. Lo que no tiene sentido es que dispongas de una cámara espectacular si apenas haces fotos, o que busques el modelo con mejor batería, si sólo lo usas para llamadas telefónicas.

Precio

Decimos esto último porque, evidentemente, disponer del último modelo con las características más avanzadas encarece el precio del celular. Para evitar que acabes comprando un celular más caro de lo que realmente necesitas, es recomendable fijar un presupuesto y respetarlo. Así se evitan tentaciones de última hora. Lo importante es ser honesto con nuestras necesidades. Lo contrario tiene un precio.

Tamaño

Un móvil grande será más cómodo de visualizar, pero puede ser un engorro para el manejo. Si tu idea es simplemente utilizarlo para comunicarte, quizá te convenga un modelo de menor tamaño, más fácil de transportar y manejar.

Memoria interna

La memoria interna aloja el sistema operativo y algunas aplicaciones. Cuando esta se llena, el celular dejar de funcionar correctamente. Piensa si usas muchas aplicaciones, y decide en función de ello si te conviene un celular con mucha memoria interna, que siempre puedes complementar con una tarjeta microSD para almacenar fotos y vídeos.

Velocidad

Si vas a dar al celular un uso constante, y con varias aplicaciones a la vez, busca una CPU más potente. De la misma forma, te recomendamos que en ese caso optes por una batería de 3500mAh o superior.