Se acerca fin de año y con ello la época más difícil para conservar nuestro dinero. Por fortuna, nunca es tarde para planificar y tomar acciones con las que ahorraremos un poco. Quién sabe, quizá hasta salgamos bien librados e iniciemos el próximo año con el pie derecho.

Antes que nada, dedíquemosle un tiempo a educarnos en lo que respecta a finanzas personales. Con ayuda de internet, tenemos el conocimiento de miles de expertos en la palma de la mano, ¡aprovéchalo!

Comencemos por buscar algunos life hacks que ayuden a reducir los gastos que permean nuestra vida cotidiana.

 

Por ejemplo ¿alguna vez compraste un champú en barra? Quizá al principio te resulte una idea extraña, pero ésta alternativa dura por varios meses, a diferencia de su contraparte (más popular) de botella, la cual siempre se acaba a las pocas semanas.

Aunque la barra suele ser más cara, al final ahorras debido al tiempo que dura. Por lo general están hechas con productos naturales y poseen otros beneficios ecológicos. Como ese ejemplo hay miles, es cosa de buscar.

Quizá te interese: Los millennials ¿En bancarrota?

Ahora, ya que echaste un vistazo a tus gastos diarios, hazte el hábito de revisar tus estados de cuenta mes por mes y observar con detenimiento el dinero que empleas para cada cosa.

¿De verdad necesitas hacer todos esos viajes de cinco minutos en Uber? Haz un poco de matemática y quizá descubras que te conviene más adquirir o rentar una bicicleta para esos viajes cortos…

De este modo, también planificarás un presupuesto que abarque los gastos que no puedes omitir, tales como el pago de tus servicios, y destinar una parte fija de tu dinero a comida, diversiones y al ahorro.

 

 

Mejor aún, en lo posible, revisa qué necesitas para automatizar el pago de tus servicios. De este modo nunca sufrirás de pagar recargos por atraso y te será más fácil organizar el resto de tu dinero.

Por último, crea un plan para pagar todas tus deudas. Bien dicen que a cuentas claras, amistades duraderas. Ahora que, en el caso de adeudo resultado de tarjetas de crédito, dedica un tiempo a investigar con tu servicio bancario cuál es el mejor plan para volver a ser libre con la menor tasa de interés.

Ahorrar es mucho más sencillo cuando lo planeamos con inteligencia. Mucho éxito.

Por: Daniel Pérez.