Querido, Santa:

Este año fui la mujer más comprensible del mundo con los hombres, en especial con mi novio.
Sé que les molesta que los hagan esperar, por eso, procuré ser más puntual: de llegar 10 minutos tarde, lo reduje a cinco; aunque parece que para ellos el tiempo se mide distinto a nosotras.
Public Domain Pictures

Public Domain Pictures

Fui muy clara cuando me enojaba con él, pasé de responder que no tenía “nada” cuando me lo preguntaba. O cuando le contestaba que “sí me pasaba algo”, pero nunca alcanzaba a descubrir qué, y eso, en su momento, me hizo enojar todavía más… y es que, si ya le había dicho que algo me ocurría, lo único que tenía que hacer era ¡averiguar qué!
Además, también lo ayudé dándole todas las pistas del mundo.
Cuando íbamos a comer dejaba que él eligiera el lugar, aunque jamás hacía buenas elecciones y terminábamos yendo a donde yo decía. Muchas más acciones buenas hice.
Es por eso, Santa, que me siento con derecho de pedirte tres cositas, no sólo para mí, sino para todas las mujeres del mundo:
¡Por favoooor! Elimina de nuestro ser los cólicos menstruales.
¿Cómo quieren los hombres que “en esos días” no tengamos tantos cambios de humor?
Parece que el diablo entra y sale de nuestro cuerpo cuando quiere, con esos dolores tan fuertes que nos dan.
Public Domain Pictures

Public Domain Pictures

Regálanos el don del estilismo. 
Para que cada que intentamos un peinado o maquillaje nuevo, nos salga a la primera. Es horrible mirarse al espejo y ver que no estamos ni cerca de lucir como las chicas de Pinterest.
Otra cosa, no te pido un cuerpo escultural de un día para otro y sin hacer nada, sólo te pido que cuando vayamos al gym o zumba, con dos semanas máximo, obtengamos el cuerpo de los “ángeles” de Victoria.
¡Ah! Y de paso, que podamos comer todo lo que se nos apetezca sin engordar, porque es muy feo elegir entre no subir de peso o comer. A final de cuentas, aunque nos duela, preferiremos comer.
Espero que puedas darnos a las mujeres esos pequeños regalos, porque de eso depende si horneo o no galletitas este año.

Te dejo un beso y abrazo, querido Santa.

Atentamente:
Una buena mujer

Por: Nadia Juárez.