Las empresas que cuentan con programas de bienestar y fomentan el equilibrio entre la vida laboral y personal de sus colaboradores suelen ser las más productivas y competitivas.

En el marco del Día Mundial del Bienestar (Global Wellness Day), Boehringer Ingelheim habla de sus casos de éxito en Recursos Humanos y hace un llamado a reflexionar sobre la importancia de construir marcas fuertes e inspiradoras.

¿Alguna vez se ha preguntado si sus empleados hablan de la compañía como un buen lugar para trabajar? Un estudio del Foro Económico Mundial, en conjunto con la firma Right Management, sostiene que la respuesta depende directamente del nivel de satisfacción que las personas perciban de la empresa en lo individual y colectivo. Ésta ha sido la razón por la que las áreas de Recursos Humanos, sobre todo de las grandes empresas, han tenido que evolucionar para incorporar a sus esquemas de atracción, retención y desarrollo de talento programas que promuevan y mejoren su salud física, mental y emocional.

En el marco del Día Mundial del Bienestar (Global Wellness Day), que se conmemora el segundo sábado de cada mes de junio, Edgar Díaz Ramírez, Director de Recursos Humanos para Boehringer Ingelheim México, Centroamérica y El Caribe, comentó que en la actualidad el bienestar, catalogado como un conjunto de factores que participan en la calidad de la vida de las personas, es un elemento fundamental que no debe estar separado de la estrategia de negocios. “Cuando este concepto es integrado cuidadosamente a él, resulta ser un poderoso impulsor del compromiso de los colaboradores, la productividad y el desempeño, lo que trae grandes resultados y ventajas competitivas”.

Quizá te interese:
Boehringer Ingelheim: Enemigos invisibles de tus mascotas transmisibles a humanos (congreso)

Indicó que el bienestar también juega un papel importante a la hora de contratar y conservar al talento humano, ya que esto lo motiva a ser más creativo e innovador. “Las organizaciones más fuertes son las que atraen, comprometen y retienen a los mejores. Es un círculo virtuoso, porque las buenas experiencias generan embajadores de marca que tendrán una relación tan estrecha con a empresa como para estimular a que otros profesionales destacados aspiren a entrar a ella”.

Destacó que, en ese sentido, Boehringer Ingelheim ha sido un verdadero caso de éxito, ya que desde hace más de 7 años comenzó a cambiar la manera de hacer las cosas para convertirse en una farmacéutica moderna, diversa e inclusiva, pero sobre todo congruente: “Si queremos dar salud a miles de pacientes, primero necesitamos empezar por nuestro empleados”, aseguró Edgar. “Hoy –continúo–, con alrededor de 1,900 colaboradores en México, Centroamérica y El Caribe, por tres años consecutivos hemos estado en el Top 5 del Ranking Súper Empresas y somos, con mucho orgullo, el segundo mejor lugar laboral para mujeres. Esta distinción ha sido posible gracias a que nuestra compañía fomenta una cultura de bienestar e implementa prácticas y programas que refuerzan y contribuyen con una cultura corporativa centrada en cuatro ejes: género, geografía, edad y discapacidad”.

De esta manera, explicó que su capital humano está conformado por personas de diferentes nacionalidades, generaciones (7% Baby Boomers, 34% “X”, 56% “Y” y 3% “Z”) o con algún tipo de discapacidad intelectual, motriz, visual o auditiva, lo que enriquece el aprendizaje multidisciplinario, multicultural y multiregional, haciendo que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades para asumir puestos de liderazgo y desarrollar su potencial dentro de un entorno colaborativo, abierto y transparente.

“Bienestar” para construir marcas fuertes e inspiradoras: Boehringer Ingelheim

Asimismo, comentó que Boehringer Ingelheim se ha ocupado de impulsar y crecer su cultura de bienestar laboral “¡VIVE!”, la cual permite a los empleados un adecuado equilibrio entre su vida laboral y personal. “Son medidas que optimizan la calidad de vida de nuestros colaboradores, aumentando la satisfacción individual y colectiva con relación a la empresa; les da un sentido de pertenencia y de vínculo emocional en tres dimensiones: desarrollo profesional, personal y familiar”.

En ese sentido, destacó que la empresa trasciende su plan de incentivos para otorgar a los colaboradores beneficios superiores a los de la Ley: estilos flexibles de trabajo (remoto, presencial y móvil); política de maternidad y paternidad que brinda hasta 6 meses con goce de sueldo a las mamás y un mes a los papás (aplica para padres naturales o por adopción; equidad en compensaciones que van más allá del mero cumplimiento de cuotas; planes personalizados de carrera y sucesión; programas de voluntariado (rehabilitación de parques públicos, orfanatos, hospitales y albergues para perros, así como reforestación con familias), e instalaciones (oficinas abiertas, remodeladas y con amplias áreas verdes) y servicios (gimnasio, sucursal bancaria, comedor, cafetería, sala de lactancia, servicio médico 24/7, estacionamiento, lustrado de calzado y tintorería, entre otros) donde pueden realizar sus actividades de manera cómoda y segura.

Aunado a ello, dijo que este laboratorio farmacéutico sigue creciendo su programa “BALANCE”, a través del cual se promueve la adopción de estilos de vida saludables. Por ejemplo, realiza constantemente campañas de salud y check-ups para prevenir, detectar y diagnosticar oportunamente enfermedades; cuenta con un comedor industrial donde se pueden elegir diversas opciones de menú; planifica la participación de los trabajadores en actividades deportivas y recreativas (torneos de soccer y boliche) que fomentan la integración y la sana convivencia, además de que brinda asesoría nutricional, psicológica, acupuntura, masajes relajantes y clases de fitness que los motiva a bajar de peso, ponerse en forma o a eliminar el estrés.

En opinión del directivo, el contar con un programa de bienestar no sólo garantiza a las organizaciones una vida sana y productiva, sino que también es un imperativo que da cumplimiento a uno de los 17 objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuyo propósito para los 193 estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), incluido México, es poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad, promover la injusticia social y hacer frente al cambio climático en un marco de inclusión, diversidad y apego a derechos humanos.

“Tener empleados felices es una de las inversiones más redituables para las empresas, pues el costo de reemplazar a una persona o tenerla trabajando sin enfoque o incómoda es más costoso y desgastante a la larga para todos. Debemos de crear organizaciones empáticas ante las diferentes realidades de los colaboradores. Para ello, es importante conocer al personal, saber qué les apasiona, en qué emplean su tiempo libre, cuáles son sus necesidades y aspiraciones; o bien, cuáles son sus miedos para poder ayudarlos a trabajar en ellos”, agregó.

Quizá te interese:
Bienestar laboral; llévala bien con la chamba

Finalmente, Edgar Díaz Ramírez, Director de Recursos Humanos para Boehringer Ingelheim México, Centroamérica y El Caribe, hizo hincapié en que el mundo laboral actual obliga a las áreas de Recursos Humanos a incorporar herramientas tecnológicas que faciliten el análisis de manera objetiva y oportuna para la toma de decisiones. Éstas propician que la información esté al alcance de un clic y sea transparente para todos.

Además, sostuvo, es trascendental que las compañías se adapten a las nuevas tendencias que incluyen espacios abiertos e hiperconectados; diseño de soluciones de aprendizaje con las áreas de negocio que impliquen temas de movilidad, asignaciones especiales y roles temporales para facilitar el desarrollo de habilidades clave, así como una comunicación abierta y transparente face to face en todo momento. Estos aspectos sustentarán relaciones de confianza que mejorarán el clima organizacional y fomentarán la fidelidad del capital humano.

“El Día Mundial del Bienestar es una buena razón para reflexionar sobre la importancia de construir una marca de empresa fuerte e inspiradora. La retribución por las inversiones hechas en los empleados (planes de carrera, programas de bienestar holísticos e innovadores esquemas de remuneración) se verán reflejados en la calidad de los productos y servicios que estos mismos ofrecen a los clientes; en nuestro caso, médicos y pacientes, con un efecto multiplicador y benéfico en el sistema de salud y en la sociedad mexicana en general”, concluyó.

 

 

 

Por: Azenet Folch