La elección de la base de maquillaje  depende del tono de piel;  para saber el color de base que necesitas pruébala sobre el lado lateral de tu rostro, no sobre la mano, ya que el tono de la piel varía según la parte del cuerpo.

En este sentido, existen productos hechos especialmente para piel mixta, normal, grasa, sensible y seca.

El make up sirve para cubrir imperfecciones en el rostro, si eliges el incorrecto éstas serán más evidentes y tu look no lucirá natural. Por esa razón, hay distintos tipos de base y cada una tiene un efecto diferente, dependiendo del cutis en que se aplique.

1. Base fluida. Esta es recomendable para quienes tienen piel mixta o normal; no es grasosa ni seca, cubre perfectamente aquellas arrugas que no están muy marcadas, manchadas o con resequedad.

Base ideal

Shutterstock

2. Base compacta en polvo. Si tienes la piel grasosa esta es la base ideal para ti. Absorbe el exceso de brillo y por su presentación la puedes llevar a cualquier parte para retocarte cuando sea necesario.

3. Base en polvo. La piel grasosa no necesita más que polvo para eliminar el brillo ocasionado por el exceso de sebo natural. El maquillaje en polvo también se utiliza para sellar las bases líquidas o cremosas, así se obtiene un acabado mate natural.

4. Base en crema. Es lo que necesitas si tienes piel seca. Su consistencia es más densa y espesa que las demás, por ello hidrata perfectamente, da un aspecto natural y fresco. Son de alta cobertura y su acabado es uniforme.

5. En barra. Queda perfecta en pieles secas, normales y mixtas. No se necesita de mucho para cubrir imperfecciones, no satura el rostro. Tiene doble uso: base y corrector.

6. Hidratante con color. Para pieles sensibles que no toleran el maquillaje, existen cremas hidratantes con color que unifican el tono de la piel y la protegen del sol.

Por: Nadia Juárez.