La semana pasada un sitio hondureño sacó la noticia de que un chico de 14 años “construyó su propio CPU” y una “computadora diferente a las demás”. La noticia se convirtió en burla internacional pues en realidad no ocurrió tal cosa; lo único que hizo el joven fue comprar la lista de componentes necesarios para armar una computadora propia.

Yo supongo que parte de la confusión se originó del hecho que en la educación básica existe una tendencia por llamarle CPU al gabinete donde se encuentran todos los componentes.

Pero dicho término es incorrecto, pues en realidad el CPU es una pequeña pieza del ordenador que al igual que la motherboard, RAM y otros componentes se ubica dentro de la “caja” conectada al monitor y teclado.

Para que el chico pudiera crear su propio CPU, además de ser un verdadero prodigio, habría necesitado tener a su alcance un laboratorio especializado en la fabricación de micro componentes.

Si la historia fuera real, en nuestras manos tendríamos a todo un Tony Stark.

Armar una computadora a la edad de 14 años es un logro bastante meritorio, pero no se necesita ser un “genio de la informática” para ello.

En realidad, para armar una computadora no se requiere más que algo de conocimiento, precaución y un destornillador. Ni siquiera se necesita herramienta especializada; como todas las piezas ya están estandarizadas, es como jugar con Legos para adulto.

La práctica de armar tu propia computadora no es nada nuevo y por lo general se le atribuye a gamers o especialistas (animadores, diseñadores) que requieren de una computadora cuyas características no se encuentran al entrar a una tienda.

La ventaja de armar una computadora propia radica en que es más económico, pues puedes seleccionar los componentes según tus necesidades. Sí sólo necesitas una máquina con Word e internet, puedes gastar menos de tres mil pesos.

En cuanto a los puntos negativos, es cierto que aprender todo lo necesario requiere de estudio y adoptar conceptos que no se enseñan en la escuela (a veces ni en la ingeniería).

Por fortuna, la mayoría de las decisiones importantes dependen del dinero que uno está dispuesto a gastar y verificar la compatibilidad de los componentes.

Por supuesto, nada de lo anterior le quita mérito al chico hondureño y ojalá hubiera más como él… pero ante semejante confusión, lo mejor es difundir información.

Por ello, en otra nota de aquí de ActualMX nos dimos a la tarea de enlistar las partes básicas de una computadora.

Cabe aclarar que comprender la función general de los componentes no te habilita para salir corriendo y armar tu computadora, pero es un inicio.

Internet está lleno de recursos y sólo hacen falta ganas para aprender (o un buen amigo que ya sepa y que la arme por nosotros).

Por: Arturo Rivera.