AlphaGo Zero resultó ser toda una sorpresa, por ello, DeepMind, subsidiaria del grupo Alphabet (Google) encargada de investigar el desarrollo de la Inteligencia Artificial (I.A.), crearon un programa capaz de derrotar a los mejores jugadores de Go del mundo… y todo sin la necesidad de humanos que le enseñara a jugar.

Dicha I.A. lleva por nombre AlphaGo Zero y su función principal es aprender jugar Go, un juego de estrategia con fichas, cuyos orígenes se remontan a hace varios miles de años.

Quizá te interese:
Encuentra a tus familiares con la tecnología Eta Clock

La característica más importante de este programa es que la máquina aprendió a jugar Go por su propia cuenta. Partiendo de un conocimiento básico del juego, la computadora alcanzó un nivel sumamente avanzado luego de jugar miles de partidas contra sí misma.

Otras computadoras practican contra jugadores humanos con el fin de construir una base de datos y así tener a la mano la mejor jugada para cada ocasión, basándose en las mejores probabilidades u otros factores estadísticos.

AlphaGo Zero desarrollada por Google presentó una I.A. que es capaz de superar a los mejores jugadores del mundo; la computadora aprendió a jugar.

Entrepreneur

No obstante, luego de que Zero pasó 40 días jugando Go contra sí misma, fue capaz de derrotar a su versión anterior (AlphaGo a secas) en una serie de 100 juegos consecutivos. El resultado fue que la versión más nueva ganó absolutamente todas las partidas.

Lo más interesante de este asunto, es que la versión previa de AlphaGo ya había derrotado al campeón del mundo, Ke Jie, en mayo de este año.

Quizá te interese: 
Tecnologías que no existían hace 10 años

Si bien, que una computadora se vuelva experta en juegos de tablero no parece un avance tan importante, el método mediante el cual aprendió a jugar carga implicaciones muy importantes para el desarrollo de la inteligencia artificial y la ciencia en general.

Es decir, si una computadora es capaz de aprender, e incluso puede encontrar  información nueva por su propia cuenta, el desarrollo de la inteligencia artificial nos ahorraría varios años de investigación en cuanto a procesos de construcción o ahorro de energía. Sólo por mencionar algunos ejemplos.

El futuro  de la inteligencia artificial es sumamente emocionante, aunque debemos conceder que  también es un poco terrorífico.

 

Por: Daniel Pérez.