Los AirPods, o dicho de otro modo, los audífonos inalámbricos de Apple, se suponían que serían la solución a la ausencia de conector de 3.5 milímetros en el iPhone 7.

Por desgracia (para Apple), antes de salir corriendo a comprar unos AirPods, es necesario tener un momento de reflexión para evaluar si en verdad vale la pena adquirir esta nueva tecnología o quedarse con el antiguo par de EarPods (la versión de cordón) más un adaptador para conectarlos al iPhone 7.

En primer lugar, se tiene que considerar el precio

En este apartado es clara la ventaja de los EarPods con un costo de 30 dólares contra los 160 dólares de los AirPods. Aquí habría que preguntarse cuál es el precio que está uno dispuesto a pagar con tal de estar al último grito de la tecnología.

Liberarse del cable cuenta con algunas ventajas de movilidad

En cuanto a la funcionalidad, bueno, por supuesto que liberarse del cable cuenta con algunas ventajas de movilidad, aunque controlar la reproducción musical desde el control de los EarPods puede ser más práctico que pausar la reproducción para darle instrucciones a Siri, como es en el caso de los AirPods.

En defensa de los AirPods, la reproducción y el control de volumen también puede controlarse mediante ligeros golpes en los auriculares, lo cual es bastante práctico y hasta futurista. Por último, es necesario voltear la mirada al factor de decisión más superficial: el look.

¿Cómo te ves con tus audífonos puestos?

Pues ya depende de cada quién, pero en el caso de los EarPods es cierto que gracias a la exitosa campaña que Apple hizo para el iPod años atrás, al día de hoy la imagen de una persona con audífonos puestos hasta puede considerarse como una silueta muy cool.

Por: Daniel Pérez.